No one leads in isolation.  There are 3 relationships that are vital for a leader to have the greatest impact:

1) Every leader needs a Paul in his life– a spiritual father or mother.  As Paul told the church in Corinth, many of us may have many teachers, bosses, or life coaches, but we desperately need someone who will father us (see I Corinthians 4:15).  I have a few spiritual fathers and mothers in my life, and they have been there to love me, challenge me, encourage me, pray for me, and counsel me when I needed it.

2)  Every leader needs a Timothy– a spiritual son or daughter.  Paul called Timothy “my beloved and faithful son in the Lord” (I Corinthians 4:17).  Who are you pouring your life into to see them go further than you’ve ever gone?  This is the true heart of a leader– that your ceiling will be your son and daughter’s floor!

3)  Every leader needs a Barnabas– a true friend.  Barnabas encouraged Paul when no one else believed in him.  The name Barnabas actually means “son of encouragement” (Acts 4:36).  Who is your Barnabas?  Who do you laugh with?  Hang out with?  Cry with?  And who allows you to take off your leadership hat and actually be human?  Leadership can be a lonely position.  All of us need to have a few good friends who remind us that we are valued, not just by what we do, but but who we are.  Who really knows you like that?

leaders laughing

Nadie lidera en aislamiento. Hay 3 relaciones que son vitales para que un líder tenga el mayor impacto:

1) Todo líder necesita un Pablo en su vida: un padre o una madre espiritual. Como Pablo le dijo a la iglesia en Corinto, muchos de nosotros podemos tener muchos maestros, jefes o entrenadores de vida, pero necesitamos desesperadamente a alguien que sea padre (vea 1 Corintios 4:15). Tengo algunos padres y madres espirituales en mi vida, y han estado allí para amarme, desafiarme, animarme, orar por mí y aconsejarme cuando lo necesite.

2) Todo líder necesita un Timoteo, un hijo o hija espiritual. Pablo llamó a Timoteo “mi hijo amado y fiel en el Señor” (I Corintios 4:17). ¿En quién estás vertiendo tu vida para verlos ir más lejos que nunca? Este es el verdadero corazón de un líder: ¡su techo será el piso de su hijo e hija!

3) Todo líder necesita un Bernabé, un verdadero amigo. Bernabé alentó a Pablo cuando nadie más creía en él. El nombre Bernabé en realidad significa “hijo de consolación” (Hechos 4:36). ¿Quién es tu Bernabé? ¿Con quién te ríes? ¿Pasar el rato con? Llorar con? ¿Y quién te permite quitarte el sombrero de liderazgo y ser humano? El liderazgo puede ser una posición solitaria. Todos necesitamos tener algunos buenos amigos que nos recuerden que somos valorados, no solo por lo que hacemos, sino por quiénes somos. ¿Quién realmente te conoce así?

Advertisements